Angely Bahamón y su experiencia de vida en Suiza | Opanoticias



Conocida como la tierra de los relojes, de las decisiones por referendo y por su muy conocida e identificable bandera, Suiza es un país estratégico en el juego de la política mundial y ese país es precisamente el hogar de la invitada de esta semana en la sección Opitas en el Mundo.

 

Se trata de Angely Bahamón, una fisioterapetura de profesión que vive en la parte occidental de ese país, de habla francesa y que ha encontrado en él a su lugar ideal, luego de tanto autoevaluarse.

 

“Siempre he pensado que no todos los países son para todo el mundo, cada quien debe buscar el suyo…es solo dejarse llevar y nunca tener miedo de arriesgarse, sino nunca ganarás nada y nunca lo descubrirás”, explicó.

 

Una de las cosas que más extraña Angely del Huila es el ambiente de las festividades sampedrinas. 

 

Su vida en Neiva

 

Angely nació en Neiva en 1982 y fue su lugar preferido, no solo para crecer, sino también para encontrarse con sus familiares que vivían en Bogotá y que encontraron en la Capital Opita el sitio adecuado para desconectarse del estrés bogotano y disfrutar la vida.

 

“Para mí el Huila y en especial Neiva forman parte de los mejores años de mi vida, no solo porque crecí allí sino porque la recuerdo como una ciudad a donde toda mi familia de Bogotá quería ir a pasar el San Pedro y era una época donde no queríamos estar en ninguna otra parte del mundo”, dijo.

 

No menos agradable era la temporada de fin de año, donde la familia, el ambiente navideño y la alegría de los vecinos le dejaron miles de recursos y vivencias únicos.

 

De una al exterior

 

Angely estudió el bachillerato en el Colegio María Auxiliadora y en el 2004 se graduó como Fisioterapeuta en la Universidad Cooperativa en Convenio con la María Cano de Medellín.

 

Para entonces sus padres abandonaron Colombia para radicarse en España, primer destino de esta neivana terminado su pregrado y ya en la madre patria, retomó su formación, precisamente fue en ese país cuando unos amigos le aconsejaron vivir en su actual residencia.

 

“Me fui a hacer un master a España, donde viví por 10 años, obtuve mi nacionalidad y gracias a ello pude mudarme a Suiza, gracias a unos amigos colombianos que conocí en España que se fueron allí y me apoyaron para que yo también me viniera a vivir aquí”, explicó.

 

Aparte de los consejos de sus amigos, también pesó la situación laboral en el sector salud en España, el cual no es el mejor y que en Suiza había mucha demanda de personal en su profesión.

 

Angely llegó a Suiza luego de que algunos compatriotas le recomendaran y la animaran para tal fin. 

 

Su adaptación

 

Así las cosas y dejando atrás miedos y comentarios fuera de la realidad, nuestra invitada se adaptó a este nuevo reto buscando trabajo como fisioterapeuta, eso sí, llegando preparada por la ocasión.

 

“Yo ya había averiguado todos los trámites para poder homologar mi título y trabajar aquí, tenía todos los papeles traducidos en francés desde España, por cosas de la vida había estudiado francés en Barcelona, así que cuando llegué me defendía con el idioma”, explicó.

 

Y con el tiempo, todo eso se ha convertido en felicidad para nuestra invitada en donde no solo se ha adaptado, también ha sido escenario de mil y un cosas buenas en su vida.

 

“No ha existido un solo día donde me haya sentido aburrida, o desubicada, ni mucho menos rechazada por la gente de aquí; todo lo contrario. No paran de pasarme solo cosas buenas, es una tras de otra, creo que no existe mejor país para mí que este”, mencionó.

 

Aventurero, bilingüe y completo

 

Otra de las cosas tanto le ha gustado a Angely ha sido el hecho de que Suiza es una nación única: cultural, social y lingüísticamente hablando, eso sí, sin dejar a un lado lo que es el Huila para ella.

 

Es un país donde existen 4 lenguas oficiales: alemán, francés, italiano y romanche, además de que la mayoría de sus habitantes hablan inglés, pues son muy aventureros y les gusta salir mucho a visitar otras culturas. Lo encuentro un país tan completo, tan intelectual, tan sano, sus habitantes son extremamente deportistas, es un país que ofrece mucho, naturaleza, calidad de vida, tranquilidad, aunque le falte ese toque más alegre y que unas navidades y fin de año se sientan como se sienten, se disfrutan, y se pueden gozar en mi tierra amada, Neivita”, declaró.

 

Para Angely, Suiza ha sido el placer aunque sabe que la alegría solo la encuentra en su Huila del alma. 

 

Extrañando a Neiva

 

Precisamente eso último es lo que le hace falta, esa sensación, calor, pasión y felicidad que para ella, solo están presentes en su Huila y que espera alguna vez volver a experimentar.

 

“Extraño cada calle, cada lugar que solía recorrer, extraño la comida, extraño la alegría que refleja cada rostro de la gente colombiana y que corre por la sangre y eso es algo que se percibe sin hablar siquiera”, declaró.

 

Actualmente y tras ocho años de no regresar, Angely tiene claro que su presente y su familia están en Europa, pero sin dejar a un lado que, Huila es Huila y que está escrito en su mente que algún día, espera volver.