Abren investigación fiscal contra directivos del Atlético Huila por irregularidades en contratación pública | Opanoticias



Juan Carlos Patarroyo, presidente del equipo masculino, y Diego Perdomo, presidente del femenino, son señalados por irregularidades en la ejecución de un contrato con la Alcaldía de Neiva en 2013.

 

Los actuales directivos del Club Atlético Huila, conformaron en el año 2013 el Consorcio Perlun-Patarroyo que ejecutar un contrato con la Alcaldía de Neiva para “la construcción de seis aulas, un auditorio, un comedor escolar y la cubierta del polideportivo en la Institución Educativa Enrique Olaya Herrera”. Un contrato de obra fijado en 2.108 millones de pesos. Hasta ahí, todo bien.

 

Como se trató de un proyecto financiado con recursos del Sistema General de Participaciones Salud y Educación, la Contraloría adelantó una auditoría especial, encontrando una serie de irregularidades que dieron sustento para ordenar la apertura de un proceso de responsabilidad fiscal con Patarroyo, Perdomo, la firma Interventora y el supervisor del contrato.

 

Hechos

 

De acuerdo con el Auto 147 del dieciséis (16) de marzo de 2017, proferido por la Gerencia Colegiada del Huila de la Contraloría General de la Republica, la presente actuación se origina a partir de las deficiencias en la ejecución del contrato de obra 794 del 20 de junio de 2013 por $2.108.517.573 “(..)En el contrato con plazo de terminación el 6 de marzo de 2015, se ejecutaron $1.892.500.000, según acta N° 6 del 9 de diciembre de 2014, que corresponde a un 89.8 % del valor total contratado y al momento de realizar la auditoría se encontraba en proceso de recibo definitivo y liquidación”. Es decir se pagaron obras que no se habían realizado.

 

“Determinando con base en el acta No. 6 ya mencionada un presunto faltante de recursos públicos en cuantía de $286.410.903, por actividades de obra con deficiente calidad, con doble pago, no ejecutadas y con sobrecosto al pactar ítems nuevos que ya estaban contratados”, añade el Auto.

 

 

Fallas

 

El proceso de responsabilidad fiscal en el que son señalados los ingenieros, interventores y supervisor tiene como soporte el informe técnico y la visita practicado por la ingeniera civil designada como apoyo en el desarrollo de la denuncia de participación denunciada. Este reporte del 10 de diciembre de 2015 advierte una serie de inconsistencias en las obras realizadas en la institución Educativa Enrique Olaya Herrera por parte del Consorcio Perlun-Patarroyo.

 

“Mala calidad de los pisos y guarda escobas en granito pulido en algunos de los salones, daños en 10 placas del polideportivo de 2x2m y 5 placas de concreto en los corredores que comunican el polideportivo con el auditorio, restaurante y bloque de 2 niveles.  Mayor pago de obra y sobrecostos en la estructura metálica del polideportivo como las columnas y cerchas transversales se han pagado dos veces, una en el ítem 32.1, en una cantidad de 301.60 ml y la otra en los ítems nuevos 51.1 y 51.3, en los cuales se pagan 64 ml de columna en tubo estructural y 216 ml de viga circular principal y los precios de los ítems modificados que se pagan dos veces superan el 220 % del precio pactado contractualmente”, reseña el informe auditor.

 

 

La revisión también advierte de de sobrecostos en actividades de demolición. “Sobrecosto en la demolición y retiro de la placa existente del polideportivo pactada inicialmente $12.350 m2, sin embargo, durante la ejecución se modificó a $51.190 el m2,con un incremento en el precio unitario del 314 %”.

 

Con base en las actas de recibo parcial, en especial la No. 6 del 9 de diciembre de 2015, y otros elementos probatorios, la Contraloría ha podido evidenciar que “existe un daño al patrimonio estatal en cuantía $287.107.357,50 determinadas en doble pago de ítems y sobrecostos en la cubierta del polideportivo, sobrecostos en la demolición del polideportivo, reconocimiento de actividades no encontradas en el sitio de obra, reconocimiento de cantidades de obra con especificaciones diferentes a las pactadas”.

 

Este daño al patrimonio estatal, señala el ente fiscal, es “consecuencia de la actuación irregular del Consorcio Perlún Patarroyo contratista, el Consorcio IE Olaya, interventor y del señor Orlando Cediel Tamayo, supervisor inicial del contrato 794 de 2013”.

 

Rastreo de bienes

 

Una de las primeras decisiones que trajo consigo la apertura del proceso de responsabilidad fiscal fue ordenar la búsqueda de bienes de los presuntos responsables fiscales. De confirmarse las pesquisas de la Contraloría, los implicados deberán devolver a las arcas del Municipio de Neiva, entidad afectada, la suma de doscientos ochenta y siete millones ciento siete mil trescientos cincuenta y siete pesos con cincuenta centavos ($287.107.357,50) M/Cte.

 

A partir del 3 de mayo, los señalados serán llamados a rendir versión libre y presentar descargos.

 

Implicados

 

Consorcio Perlun Patarroyo, contratista conformado por: PERDOMO Y LUNA LTDA NIT: 900.023.512, con participación del 90%, representada legalmente por Diego Fernando Perdomo Y Juan Carlos Patarroyo Córdoba con participación del 10%.

 

Consorcio I.E. Olaya, Nit. 900.668.763-3, Interventor conformado por: Luis Ernesto Ayala Villareal con participación del 97% CONSTRUYE C.B.S.A.S. NIT: 813.007.011, con participación del 2%, representada legalmente por Adrián Rodrigo Cabezas Peña, OSCAR Hernando Andrade Lara  con participación del 1%. (integrante del Consorcio I.E. Olaya- Interventor) Renzo Andree Gómez Guarín, representante legal consorcio I.E. Olaya

 

Orlando Cediel Tamayo, profesional Universitario Grado 7- Supervisor.

 

 

 

Categoria: